OSA sala de espera

Egun bat gutxiago ZIU Pediatrikoan

Iritzi artikulua I Imanol Karrera eta Nahikari Arduya I Izarren aita eta ama

2020ko abenduaren 13an, Covid-19ak eragindako munduko pandemia baten erdian, E.coli bakterioak eragindako konplikazio larri baten ondorioz, gure seme Izar, bi urte eta hiru hilabete baino ez dituena, Nafarroako Ospitalegunean ospitaleratu zuten (zehazki, Bideko Ama Birjinaren Ospitalean). Larrialdietako behaketan gau bat eta solairuan hainbat egun eman ondoren, ZIU Pediatrikora eraman zuten. Ordutik aurrera, praktikan, gure etxe bihurtu den unitate horretan jarraitzen dugu.

Carla Monterok dioenez, "haurtzaroa garai zoragarria da. Ez dago iraganik, ez etorkizunik, baizik eta xumetasunez, intentsitatez eta ilusioz bizitako oraina". Ziur gaude hori izan zela Izarrek bakterio hori hartzeko modua. Jolasteak, intentsitatearekin bizitzeak zoriontsu egiten gaitu, baina batzuetan izaki bizidunoi gertatzen zaigun bezala, gaixotzera ere eramaten gaitu. Horrela onartu dugu gure semea gaixorik dagoela. Hau gogorra izan bada ere, E.coli bakterioa ez dugu gure etsaitzat hartzen, ez diogu zentzurik gabeko gerra deklaratu nahi. Gure ustez, zorionez, hau beste zerbaitetatik dator, gaixo dagoena sendatu eta zaintzetik. Lehenengoa osasun publikoari dagokio, bigarrena guri, amari eta aitari. Gure esku dago energia eta maitasun guztia ematea, laguntza ematea eta indarberritzeko ahaleginean laguntzea, eta nekeak indarrak ahultzen dituen arren, horretan ari gara eta horretan jarraituko dugu.

Zalantzarik gabe, gure bizitzako esperientziarik intentsuena eta gogorrena den honetan, ospitaleko langileak (garbitzaileak eta osasun-langileak, gehienak emakumeak) gure bigarren familia bihurtu dira. Lerro hauen bidez, miretsi, eskertu eta aintzatetsi nahi dugu Izar sendatzeko egindako lana, egindako ahalegina eta egindako ekarpen militantea, bokaziozkoa, eta indar apartarekin sendatzen saiatzen diren gainerako haurrak. Bidezkoa da esatea, halaber, sendatzen saiatzeaz harago, gurekin batera gure seme-alabak zaintzen dituztela. Eta beste sektore batzuetako milaka langilek bezala egiten dute, lan baldintza prekarioetan, neoliberalismo horrek aplikatutako pribatizazioen, murrizketen eta behin-behinekotasunaren ondorioz, dena negozio bihurtzen baitu, oinarrizko eta funtsezko zerbitzuak barne.

Pandemiak Nafarroako Ospitaleguneko (helduen) ZIUko irudiak ekarri ditu prentsara eta gure telebistetara. Unitate berri bat, paziente bakoitzarentzako boxekin (logelak), eta osasun-langileentzako kontrol-eremu zabal bat. Nafarroa osorako erreferentziazko ZIU Pediatrikoaren errealitatea, ordea, oso bestelakoa da. Horretarako baldintzak betetzen ez dituen leku batean dago behin-behinean, Kirurgia Handi Anbulatorioko Unitatea (KHAU) jasotzeko bideratuta dagoena. Eremu laukizuzen zabal bat, 6 oherekin (gehieneko edukiera), bionboz bereizita, eta mostradore bat, mediku, erizain eta laguntzaileentzako kontrol-eremu gisa. Horrela, familiok ez dugu intimitaterik informazio medikoa jasotzeko, egoera larrian dauden gure seme-alabekin egoteko. Gainera, larritasunez eta lekuko zuzen gisa, honetan ere gureak diren gainerako haurrek jasaten dituzten krisi gogorren aurrean gaude. Ez daukagu leku intimo eta duinik albisterik zailenak jaso eta digeritzeko, elkar besarkatzeko, barre egiteko eta negar egiteko aurrerapenengatik eta atzerapenengatik. Eguneko 24 orduetan gaude gure seme-alabekin, baina, solairuan ez bezala, ez dugu ospitaleko janaria jasotzeko eskubiderik, ezta dutxatzeko eta aldatzeko aldagelarik ere.

Esan bezala, Izar gaixorik dago eta sendatzea behar du. Horretarako, funtsezkoa da tratamendu egokia eta behar diren langileak izatea, hori guztia baldintza duin eta egokietan. Baikortasunez dio ZIU Pediatrikoko pediatra batek "pasatzen den eguna, egun bat gutxiago dela hemen". Bada, ospitaleko arduradunek eta Gobernuko Osasun Departamentuko arduradunek aukera dute gaurko eguna bat gutxiago izateko, azkena, Nafarroak ZIU Pediatriko bat izan dezan, ZIU Pediatriko baten baldintzekin. Lehentasunetan oinarritutako aitzakiek ez dute balio egoera horren aurrean osasun-langileek, haurrek eta haien familiek halako premia dutenean. Etorkizuneko planek ere ez dute balio, benetako eta behin betiko planek baino ez dute balio, data urgenteak eta zehatzak.

Luzatzen ari den esperientzia baten lehen egunetan, irizpide oneko lagun on batek esan zigun geure burua zaindu behar genuela zaindu ahal izateko. Osasun publikoa eta langileen eskubideak defendatzea gure osasuna zaintzea da. Zerbitzu publikoak indartzea, gure bizitzak erdigunean jartzea. Hori da modu kolektiboan zaintzeko modua.

Un día menos en la UCI Pediátrica

Artículo de opinión I Imanol Karrera y Nahikari Arduya I Padre y madre de Izar

El 13 de diciembre de 2020, en medio de una pandemia mundial provocada por el Covid-19, una complicación grave ocasionada por la bacteria E.coli llevó a nuestro hijo Izar, de tan solo dos años y tres meses, a ser hospitalizado en el Complejo Hospitalario de Navarra (concretamente en el Hospital Virgen del Camino). Tras una noche en observación de urgencias y varios días en planta, fue trasladado a la UCI Pediátrica. Desde entonces seguimos en esa unidad que, en la práctica, se ha convertido de un día para otro en nuestra casa.

Dice Carla Montero que “la infancia es una época maravillosa. No hay pasado ni futuro, sino un presente vivido con sencillez, intensidad e ilusión”. Estamos seguros de que esa fue la manera en la que Izar contrajo esa bacteria. Jugar, vivir con intensidad nos hace felices, pero como en ocasiones nos ocurre a los seres vivos, también nos lleva a enfermar. De esta forma hemos asumido que nuestro hijo esté enfermo. En ningún momento, por duro que éste haya sido, hemos considerado a la bacteria E.coli como nuestro enemigo a batir, al que había que declararle una guerra sin sentido. En nuestra opinión, por suerte, esto va de otra cosa, de curar y cuidar al que está enfermo. Lo primero le corresponde a la sanidad pública; lo segundo, a nosotras, su madre y su padre. En nuestra mano está darle toda la energía y cariño, apoyarle y ayudarle en su esfuerzo por recuperarse y, aunque las fuerzas empiezan a flojear por el cansancio, en ésas estamos y en ésas seguiremos.

En la que sin lugar a dudas está siendo la experiencia más intensa y dura de nuestras vidas, las trabajadoras del hospital (personal de limpieza y sanitarias, en su amplia mayoría mujeres) se han convertido en nuestra segunda familia. A través de estas líneas queremos admirar, agradecer y reconocer su trabajo, esfuerzo y aportación militante, vocacional por curar a Izar y al resto de niños y niñas que con una fuerza extraordinaria tratan de recuperarse. Es justo decir también, que más allá de tratar de curar, junto con nosotras cuidan de nuestros hijos e hijas. Y lo hacen como miles de trabajadoras de otros sectores, en condiciones de precariedad laboral fruto de las privatizaciones, recortes y temporalidad aplicadas por este neoliberalismo que todo lo convierte en negocio, incluidos los servicios básicos y esenciales.

La pandemia en la que nos encontramos ha traído a la prensa y nuestras televisiones imágenes de la UCI (de adultos) del Complejo Hospitalario de Navarra. Una unidad nueva, con boxes (habitaciones) para cada paciente y un amplio espacio de control para el personal sanitario. La realidad en la UCI Pediátrica de referencia para toda Navarra, sin embargo, es bien distinta. Se encuentra alojada de manera provisional en un lugar que no cumple las condiciones para ello, destinado a albergar la Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria (UCMA). Un amplio espacio rectangular con 6 camas (su capacidad máxima) separadas por biombos, y un mostrador como zonal de control para médicas, enfermeras y auxiliares. De esta forma, las familias carecemos de intimidad para recibir la información médica, para estar con nuestros hijos e hijas que se encuentran en una situación grave. Además, asistimos con angustia y como testigos directos a las duras crisis que sufren el resto de niños y niñas, que en esto también son las nuestras. No disponemos de ningún espacio íntimo y digno para recibir y digerir las noticias más difíciles, para abrazarnos, reír y llorar por los avances y retrocesos. Estamos las 24 horas del día junto a nuestros hijos e hijas, pero al contrario de lo que ocurre en planta, no tenemos derecho a recibir la comida del hospital, tampoco disponemos de un vestuario para ducharnos y cambiarnos.

Como decíamos, Izar está enfermo y necesita que le curen. Para ello, es fundamental contar con el tratamiento adecuado y el personal necesario, todo ello en unas condiciones dignas y apropiadas. Dice con optimismo un pediatra de la UCI que “cada día que pasa es un día menos aquí”. Pues bien, las personas responsables del hospital y del Departamento de Salud del Gobierno tienen la oportunidad de que el día de hoy sea un día menos, el último, para que Navarra cuente con una UCI Pediátrica con las condiciones de una UCI Pediátrica. No valen las excusas en las prioridades ante esta necesidad de las trabajadoras sanitarias, de los niños y niñas, de sus familias. Tampoco valen planes futuros, solo sirven planes reales y definitivos, fechas urgentes y concretas.

Durante los primeros días de una experiencia que se va alargando, una buena amiga con buen criterio nos dijo que teníamos que cuidarnos para poder cuidar. Defender la sanidad pública y los derechos de sus trabajadoras es cuidar nuestra salud. Fortalecer los servicios públicos, poner en el centro nuestras vidas. Ésta es la forma de cuidarnos de manera colectiva.

 

BOTON Osasunbidea