IRAK 03 baldintzak okerrera

Haur eskolak Hezkuntza Departamentura igarotzea: bai, baina lan kalitatea galdu gabe

Irakaskuntza 2022/11/09

Nafarroako Gobernuaren 7 haur eskolak Hezkuntza Departamentuan txertatu dira, baina pauso horrekin batera ez dira langile guztiek espero genituen hobekuntzak etorri. Are gehiago: arlo batzuetan okerrera egin dugu.

Gaur egun, titulartasun publikoko 7 haur eskola besterik ez dago Nafarroako Gobernuaren kudeaketa pean: Egunsenti (Burlatan), Niño Jesús (Corellan) eta Orreagako Ama Birjina, Ninia Etxea, Sanduzelai, Santa Teresa eta Aingeruen Andre Maria (Iruñean). Zenbait urtez eskatu ondoren, azkenean, Hezkuntza Departamentuaren menpe daude gaur egun. Jende guztiak onartzen du hori lorpen handia izan dela, eta langile guztien onerako izan beharko lukeela. Bai, baina ez. Funtzio Publikotik Hezkuntzara igarotzeak ez du berekin ekarri denok espero genuena: batetik, langileen aurreikuspenak ez dira bete, eta bestetik, okerrera egin dugu arlo batzuetan.

Bai, langileok genituen aurreikuspen batzuk ez dira bete, batez ere, irakasle gisa hartzen ez gaituztelako. Haur-hezitzaileok irakasleen betebeharrak ditugu orain, baina ez ditugu ez haien eskubideak, ezta haien izaera ere. Eta, gure iritziz, hori lortzea ezinbestekoa da gure lanbidea eta gure lana duintzeko. Gainera, Hezkuntza Departamentuak ez du gure lanpostuen lan arriskuen benetako balorazioa egin. Kontuan harturik egiten dugun ahalegin fisiko eta emozionala eta eritasun infekziosoren bat hartzeko dugun arriskua, balorazio hori egitea ezinbestekoa dela iruditzen zaigu, eta, gainera, presakoa da, langileen eta haurren familia guztien onerako.

Ratio handiagoak, gardentasun gutxiago

Tamalez, Hezkuntza Departamentura igarotzearen ondorioak ez dira horiek bakarrik: ikasturte honetan, ikasleen ratioak handitu dituzte. Igoera horrek herritarrei ematen diegun zerbitzuaren kalitatearekin lotura zuzena du, eta hori kontu garrantzitsua da, gure ikasleen adina kontuan hartzen badugu. Alderdi hori oso lotua dago laneko arriskuen balorazioarekin. Horregatik, LABetik eskatzen diogu Hezkuntza Departamentuari lehenbailehen egin dezala arriskuen balorazio hori, argi eta garbi daukagulako analisi horrek erakutsiko duela ratioak jaitsi beharra dagoela, Europan daudenekin parekatze aldera.

Horrez gainera, kontratazio zerrenden kudeaketan ere okerrera egin dugu. Kontratazioa ez da espero genuen bezain gardena eta azkarra izaten ari, eta hori oso kaltegarria da eskolen funtzionamendurako. Bereziki larria da zerbitzu orokorretako langileen zerrenda; izan ere, zerrenda hori Funtzio Publikoak kudeatzen du, eta asko atzeratzen dira langile berrien kontratazioak egiten.

Horregatik guztiagatik, LABek Hezkuntza Departamentua premiatzen du behar diren neurriak eta erabakiak har ditzala Nafarroako Gobernuko haur eskolek gaur egun daukaten egoera konpontzeko bidean jartzeko. Hauexek dira langileen eskakizun nagusiak: errekonozimendua, laneko arriskuen balorazioa egitea, ratioak jaistea eta kontratazio zerrendak hobeki kudeatzea. Eta horixe bera eskatzen dute zerbitzuaren erabiltzaileen familiek ere, kalitatezko zerbitzua bermatzeko ezinbesteko eskakizunak direlako.

El paso de las escuelas infantiles a Educación, sí; pero no a costa de la calidad laboral

Irakaskuntza 2022/11/09

Las escuelas infantiles del Gobierno de Navarra están ya enclavadas en el Departamento de Educación, pero ese paso no ha venido acompañado de ciertas mejoras que toda la plantilla esperábamos. Más aún, incluso ha supuesto que en algunos aspectos hayamos ido a peor.

En la actualidad, tan solo existen 7 escuelas infantiles públicas dependientes del Gobierno de Navarra: Egunsenti (en Burlada), Niño Jesús (en Corella) y Nuestra Señora de Roncesvalles, Ninia Etxea, San Jorge, Santa Teresa eta Nuestra Señora de los Ángeles (en Pamplona). Tras varios años solicitándolo, ya están ubicadas dentro del Departamento de Educación. A nadie se le escapa que eso ya de por sí es un logro y debería suponer un espaldarazo y una gran alegría para toda la plantilla. Pues sí, pero no. El traslado de Función Pública a Educación no acaba de tener las consecuencias esperadas: por un lado, no ha cumplido con las expectativas de las trabajadoras, y por otro incluso hemos ido a peor en ciertos aspectos.

En cuanto al no cumplimiento de las expectativas que teníamos, destaca, sobre todo, la no consideración como docentes. Las educadoras infantiles tenemos ahora las obligaciones del personal docente, pero no sus derechos, y sobre todo, su consideración. Y esto, a nuestro entender, es indispensable para dignificar nuestra profesión y nuestra labor. Del mismo modo, tampoco nuestros puestos de trabajo han sido objeto de una valoración real de riesgos laborales por parte del Departamento de Educación. Atendiendo al esfuerzo físico y emocional con el que cargamos, y a la exposición a enfermedades infecciosas a las estamos expuestas, consideramos que es una labor imprescindible y que urge hacerla por el bien del personal y de las familias a las que damos servicio.

Mayores ratios, menor transparencia

Pero lamentablemente no quedan ahí las consecuencias de nuestro paso al Departamento de Educación. En primer lugar hemos observado cómo desde inicio de curso nos han subido las ratios de alumnado. Esta subida influye directamente en la calidad del servicio que ofrecemos a la ciudadanía, algo que se antoja más sensible aún si tenemos en cuenta la edad de nuestro alumnado. Este aspecto está estrechamente relacionado con una valoración real de riesgos, por lo que desde LAB urgimos al Departamento de Educación a realizarla con celeridad, pues estamos convencidas de que ese análisis debe venir acompañado de una bajada de las ratios que nos equipare con las que existen a nivel europeo.

En segundo lugar, también hemos ido a peor en lo que a la gestión de las listas se refiere. La contratación no está siendo todo lo transparente y rápida que debiera, y eso afecta muy negativamente en el funcionamiento de las escuelas. Mención especial se merece el caso del personal de servicios generales, ya que su lista se gestiona desde Función Pública y la tardanza que acumulan en contratar a nuevos empleados es muy importante.

Por todo ello, desde LAB instamos al Departamento de Educación a que tome las medidas oportunas y dé los pasos correspondientes para poner en vías de solución la situación que viven a día de hoy las escuelas infantiles del Gobierno de Navarra. Reconocimiento, valoración de riesgos, menores ratios y mejor gestión de listas de contratación es lo que exige la plantilla. Y eso mismo requieren, también, las familias usuarias del servicio, pues son aspectos indispensables para poder garantizar un servicio de calidad.