twitter BARRAOSASUNBIDEA

facebook
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Share
 

hospital reina sofia tudela

"En la Ribera de Navarra la sanidad antes de la creación del Hospital de Tudela era vergonzosa.

Se limitaba a unas pocas consultas de especialidades y a conciertos con centros privados escasos de recursos sanitarios".

30 aniversario del Hospital de Tudela

Osasunbidea 2016/05/18 |Maite Ollobarren, Txomin González|

Resulta llamativo cómo algunos grupos políticos (UPN/PP/ UCD- PSOE) están intentando acaparar el protagonismo sobre la creación del Hospital de Tudela argumentando que esos hechos se desarrollaron estando sus partidos gestionando los diferentes gobiernos.

Lo cierto es que en la Ribera de Navarra la sanidad antes de la creación del Hospital de Tudela era vergonzosa. Se limitaba a unas pocas consultas de especialidades y a conciertos con centros privados escasos de recursos sanitarios.

Los incidentes por la mala atención eran abundantes y algunos de ellos fueron irreparables al acarrear la pérdida de vidas.
Esta situación permitida por el anterior régimen y no solucionada con la rapidez suficiente por los gobiernos de la transición, fue el detonante de una respuesta social que obligó a los políticos de turno a implicarse en la creación del hospital. No fue por iniciativa propia.

Después de construir el hospital había que dotarlo de equipamiento sanitario y de personal. No fue fácil. El Gobierno de Navarra de entonces, gestionado por el PSN,  hizo las cosas sin excesiva premura y tuvimos que ver cómo el hospital estaba construido pero no se abría. Afortunadamente aunque con lentitud y abriendo servicios poco a poco el hospital comenzó a funcionar.

El personal que comenzó a trabajar en el Hospital de Tudela realizaba una jornada laboral muchísimo mayor que  el resto de los Hospitales de la Seguridad Social o del Gobierno de Navarra. Además, muchos de los días alargaban su jornada para poder terminar con las necesidades asistenciales que demandaba la población.

El esfuerzo y dedicación de la plantilla suplió la falta de recursos humanos y materiales, esto ha sido un signo en el ADN del centro que afortunadamente todavía perdura, posibilitando dar una atención sanitaria óptima a la población ribera. Estos son los verdaderos protagonistas de la creación y puesta en marcha del Hospital de Tudela: la población que se movilizó para exigir sus derechos y la plantilla sanitaria que con su trabajo sacó adelante el centro.

Hoy es el día en que tras 30 años transcurridos podemos estar contentos con el trabajo desarrollado, y motivados para el trabajo que todavía queda por realizar. Muchas son las necesidades sanitarias que tenemos  y en nuestras manos está que se recojan en las agendas de los diferentes grupos políticos. Por nuestra parte no cejaremos en nuestro empeño de mejorar constantemente la sanidad pública en general y la de la Ribera de Navarra en particular.