twitter BARRAOSASUNBIDEA

facebook
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Share

area

 

 

 

 

 

 

      "Los intereses particulares son de los gestores del CHN, que en la mayoría de los casos han mantenido sus puestos en la actual legislatura, y mantienen muchas ataduras respecto a la anterior de UPN".

Urgencias: el “Navarra Arena” Hospitalario

Un edificio de más de 20 millones de euros, concebido en el apogeo de la cultura del ladrillo y el cazo. Versión hospitalaria del “Navarra Arena”.

Osasunbidea 2016/04/21

La dirección del complejo hospitalario vuelve hacer oídos sordos a las aportaciones de los trabajadores-as de las urgencias del C.H.N, para mejorar su funcionamiento. Se podrá vender en la prensa que las urgencias se han reforzado, nada más lejos de la realidad. Mero espejismo. La realidad interna es otra.

   A pesar de los grupos de trabajo, la infinidad de horas invertidas por el personal, de las ideas organizativas aportadas, la dirección prefiere parchear la urgencia con un supuesto aumento de personal, sin ningún proyecto organizativo y sin dejar claras las funciones de nadie. Todo ha quedado en un vago intento por acallar las opiniones de profesionales que constatan la falta de criterios organizativos eficientes. La dirección no ha dudado, en reunión interna, en acusar a los trabajadores de velar “por sus intereses” y no por los del paciente, y tampoco en señalar con el dedo de forma explicita a aquellos que cuestionan la eficacia de lo impuesto, después de habérseles pedido su participación y no haber hecho más que expresar las carencias detectadas.
    La dirección no busca lo mejor para los pacientes, ni para los trabajadores-as. Lo que si busca es evitar responsabilidades, cargando sobre los trabajadores su falta de liderazgo (que no mando) y capacidad resolutiva, aplicando unas medidas que nada tienen que ver con las necesidades del servicio y que van a suponer no menos, sino más problemas.
   Ni cantidad, ni calidad en lo que se refiere a personal y su organización: escaso personal celador, el de enfermería mal organizado, técnicos ubicados de cualquier manera y médicos, que aun después de este tiempo, se siguen llevando las manos a la cabeza.
   Tampoco es cierto que los espacios estén bien aprovechados. Gran parte de los mismos están sin utilización y sin mantenimiento, desaprovechando un edificio, sobredimensionado en su diseño para unas urgencias que, paradójicamente, desde el principio han propiciado el hacinamiento de pacientes y situaciones de colapso. De cuatro plantas, solo una y media son utilizadas.
  Otras alternativas hubiesen sido mas baratas y mejores, organizativamente hablando. Con menor coste se podrían haber mantenido y mejorado las infraestructuras de ambas urgencias,  amortizado servicios infrautilizados en la actualidad del Hospital Virgen del Camino y evitado el penoso trasiego de pacientes por los sótanos de los hospitales.
   No es de recibo presentar un proyecto a la plantilla sin opción a replica, mientras ya era filtrado de forma simultanea en la prensa hablando de sus supuestas virtudes. La plantilla no busca su interés. Busca trabajar en condiciones y dar un servicio de calidad.
    Los intereses particulares son de los gestores del CHN, que en la mayoría de los casos han mantenido sus puestos en la actual legislatura, y mantienen muchas ataduras respecto a la anterior de UPN.