twitter BARRAOSASUNBIDEA

facebook
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
Share

 

 

La "herencia" recibida" y los retos del nuevo consejero de salud

Osasunbidea |Artículo de Txomin González | 2015/09/14  Artículo de Txomin Gonzalez en el que relata como ante la nefasta herencia recibida, los retos que el nuevo consejero de Salud debe afrontar son muchos y complejos. Si van en la linea del cambio demandado por la sociedad, puede contar con LAB para trabajar y sacar adelante los objetivos, pero ha empezado con mal pie: la representación de la plantilla ha sido la última en ser escuchada y cuando ya todo estaba decidido. Esto no es apostar por la transparencia y la participación.

La exconsejera de Salud de UPN  se despedía haciendo un balance de su gestión presumiendo de que la sanidad pública es más sostenible ahora que cuando llegó, que ha mejorado su productividad y reconociendo haberse equivocado con alguna persona.

Las afirmaciones son más que discutibles y la “herencia” que deja preocupante. En su mandato no fue capaz de poner en funcionamiento óptimo todas las infraestructuras sanitarias que tenía a su disposición (quirófanos del CHN y Tudela- Urgencias y UVI del CHN…).

Los recortes presupuestarios que aplico para hacer “sostenible” la sanidad pública han convertido a Navarra en la segunda comunidad que más ha reducido la inversión en salud. En el periodo 2010- 2014 se ha reducido un 19%, solo superada por Galicia.

Sobre la mejora de la productividad en sanidad, y para poner luz sobre la cuestión hemos decidido exponer datos oficiales.

Según las memorias de actividad de Osasunbidea, en el año 2011 se realizaron 43.996 intervenciones quirúrgicas y en el año 2014 fueron 36.690 intervenciones, 7.306 menos. En primeras consultas de especializada en 2011 se realizaron 359.303 y en el año 2014 se han realizado 351.864 primeras consultas, 7.439 menos.

En las derivaciones a la sanidad privada (distintos procedimientos desde ingresos, operaciones, resonancias magnéticas…) se ha dado un incremento espectacular, en el año 2011 se derivó a 15.965 personas a la privada, en 2014 hemos pasado a 38.196 personas. Este aumento de las derivaciones es un intento de maquillar las escandalosas listas de espera en periodo preelectoral, y de paso, financiar a empresas privadas afines a UPN.

La cuenta es sencilla si cada año el presupuesto se reduce y se aumenta las derivaciones y conciertos con la privada, el dinero que queda para mantener la sanidad pública sufre un doble recorte. O sea, ni aumento de la sostenibilidad ni mejora de la productividad. De UPN solo nos han quedado los recortes salariales, de plantillas y su “falta” de acierto para elegir a las personas.

Esperemos que este mal criterio de selección de puestos de responsabilidad no sea “hereditario”. Pero no nos tranquiliza nada los nombres del nuevo equipo de gobierno. La cortesía marca 100 días de plazo para valorar los nuevos planes de gobierno y esperamos que sean fructíferos.

Los retos que el nuevo consejero debería afrontar son muchos y complejos: solucionar las listas de espera, mejorar la coordinación entre Atención Primaria y Especializada, recuperar la atención de Salud Mental privatizada, lo mismo que otros servicios como las cocinas, limpieza…, dignificar el trabajo del personal y de sus condiciones laborales y salariales, modernizar y dotar a la red sanitaria pública de los equipamientos técnicos y humanos necesarios para desarrollar una labor de calidad, elaborar un nuevo plan para la atención de las urgencias rurales y la atención continuada…En definitiva, garantizar una sanidad pública de calidad y universal.

Si su intención es esta, puede contar con LAB para trabajar y sacar adelante estos objetivos. Pero no podemos obviar que hemos empezado con mal pie, la representación de la plantilla ha sido la última en ser escuchada y cuando ya todo estaba decidido. Esto no es apostar por la transparencia y la participación.