Share
 SZK prentsaurreko 19116.2

Adintxikikoen plegu duina: langile gehio, zerbitzu hobeagoa

Esku-hartze soziala 2019/1/18

Gaur hemen elkartu garenak, Nuevo Futuro eta Xilemako langileak gara.
Babesgabetasunean eta esklusioan dauden adingabekoekin lan egiten dugu. Nahiz eta oso gazteak izan, dagoeneko oso esperientzia larriak eta gogorrak bizi izan dituzte. Bizi dituzten gertakizunak irrealak eta bortitzak badirudite ere, haien errealitatea da.
Arlo honetako profesionalak garenok hauekin lan egiteko prestatuak gaude, bai aholkatzeko, hezitzeko eta beraien prozesu pertsonalean laguntzeko. Aldi berean, hauen egoera pertsonalak gure baitan efekturik ez izateko prestatzen gara, gure lana eraginkorragoa izateko. Maila teorikoan, praktikoan eta emozionalean asko eskatzen duen lanbidea da. Beraz, egindako lanaren errekonozimendua eta soldata duinak edukitzea eskatzen dugu.
Gure lan baldintzak oso prekarioak dira. Ez dira gauekotasuneko zein txandaketetako plusak aitortzen eta oso gutxitan, jai egunetakoak. Gainera, askotan 12 ordu baino gehiagoko jardunaldiak eta guardiak egiten ditugula kontuan izan gabe.
Langileon ordezkari sindikalak hainbat bilera izan ditugu Nafarroako Gobernuarekin, zerbitzuetako errealitatea azalduz, gure lanaren kalitatea eta lan baldintzak hobetzeko.
Urte eta erdi itxaron eta gero, Nafarroako Gobernuak pliegoak publikatu ditu eta hauen emaitza dezepzio handia izan da guretzako.
Pliegu hauen hobekuntza batzuk ontzat hartzen ditugu, aldi berean, Kontzertu Sozialak gaur eguneraino ezinezkoak ziren hobekuntzak ahalbidetzen dituelarik. Baina, guzti hauek salbuespenak dira, orokorrean, beharrak asetzen ez direlako. Lan prekarietatea mantentzen da nahiz eta Miguel Laparrak prentsan kontrakoa esan. Lan baldintzen hobekuntza hitzarmen sektorialari lotuta geratzen da eta gaur egun, hau kea besterik ez da.
Hezitzaile laguntzailearen postua mantentzen da, izen aldaketa batekin. Praktikan, langile hauen funtzioak eta hezitzaileenak ia berdinak izan arren, 200 euro baino gehiagoko ezberditasuna dago soldatan. Langile hauek, gehiengoetan gauez lan egiten dute, 650 eta 800 euro bitarteko soldata jasotzen dutelarik. Kategoria hau mantentzearen helburu bakarra prezioaren merketzea da.
Arreta zuzena da kalitatezko lana egiteko puntu garrantzitsuena. Gehiengoetan, arreta zuzeneko langile kopurua mantentzen da, beste batzuetan jeitsi ere egiten da errekurtsoetako beharrak kontuan hartu gabe. Langileok gehiegizko lan zama izateak ondorio txarrak ditu esku-hartzean, adingabekoetan eta langileetan modu negatiboan eragiten duelarik.
Administrazioak ez ditu kontuan hartu langileetatik jasotako oinarrizko beharrak, hauek oinarrizko hobekuntzak ekarriko zituztelarik. Hobekuntza hauek arrisku psikosozialen ebaluazioak emandako emaitza negatiboak leuntzeko balioko zuten. Emaitza hauek, lanean jasaten dugun estresaren, antsietatearen, eraso fisiko eta psikologikoen ondorio dira.
Zentroetan, sexu-abusuak jasan eta eragin dituzten adingabekoak ere badira. Langileok, genero ikuspuntua kontuan hartu behar dela uste dugu eta zentro basikoen zati bat, sexuaren arabera bereiztuta egotearen beharra ikusten dugu. Era honetan, adingabeak babestuagoak egongo dira eta gertaera larri hauek saiestea erraztuko da. Nafarroako Gobernua ez da iritzi berekoa eta beste pauso bat eman du bere zentzugabekerian: Errekurtso bereziak mistoak bilakatzea. Orain arte, arazo sozial eta psikologiko larriak zituzten mutilekin lan egiten zen hauetan. Zein da errekurtso honetan sartzean, neskak izango duten babesa? Ez da bidezkoa soilik neskentzako izango den errekurtso berezi bat sortzea?
Laburbilduz, hainbeste denboraren ostean ateratako pliego hauek babes etxeetan eta babes sisteman dauden arazoak konpontzen ez dituela salatzeko gaude hemen. Langile kopuru eskasa mantentzen den bitartean, etengabeko sartzea eta ateratzea egongo da lantokietan, adingabekoen beharrak eraginkortasunez asetzea ezinaraziko duelarik.

Pliego de menores digno: mas personal, mejor servicio

Intervención social 2019/1/18

Las personas aquí presentes, somos profesionales de las actuales adjudicatarias del pliego de menores Nuevo Futuro y Xilema.
Trabajamos con menores en situación de desprotección, vulnerabilidad y exclusión social. Son personas que con su corta edad ya han pasado por experiencias por las que ninguna quisiéramos pasar, y muchas veces, nos cuesta imaginar que puedan llegar a ser reales.
Como profesionales nos hemos formado y nos seguimos formando para trabajar con ellas. Nos preparamos para asesorarlas, educarlas y acompañarlas en su duro proceso personal. También para que todas estas situaciones personales no nos afecten y podamos ser más efectivas en nuestra intervención. Es una profesión exigente, a nivel teórico, práctico, humano y emocional. Por lo tanto, queremos que se nos remunere adecuadamente por ello y se reconozca nuestra labor.
Las condiciones laborales en las que trabajamos son sumamente precarias. No se reconocen pluses como la turnicidad o la nocturnidad, muy escasamente la festividad... todo esto, sin entrar a valorar las jornadas más de 12 horas, los turnos rotativos, guardias, etc.
Los centros de menores, vienen regulado por los pliegos.
Las representantes sindicales de las trabajadoras, nos hemos reunido en múltiples ocasiones con la Administración, exponiendo cual es la realidad de estos servicios, en un intento de mejorar la calidad de la atención, y si, también nuestras precarias condiciones laborales.
Tras año y medio de demora, el Gobierno de Navarra ha publicado los pliegos, y para nosotras ha sido una decepción el resultado de los mismos.
Valoramos que se hayan realizado ciertas mejoras y también que la Ley de Conciertos sociales permite mejoras que, con el actual sistema no eran posibles. Sin embargo, esto es algo excepcional, ya que las necesidades mayores que existen no se abordan. Nos encontramos con que la situación de precariedad laboral se perpetúa. Pese a lo que ha declarado tan gratuitamente Miguel Laparra, las condiciones laborales no van a mejorar, al menos, hasta la llegada del convenio sectorial de intervención social. Agradeceríamos mucha cautela con un tema tan delicado.
Se mantienen puestos como el de auxiliar educativo, ahora llamado educador de apoyo. Una vez más, solicitamos que desaparezcan, ya que la única diferencia sustancial respecto de la figura del educador es la del salario, 200 euros menos al mes. Hablamos de profesionales que trabajan principalmente en turnos de noche, cobrando entre 650 y 800 euros. Son categorías creadas únicamente para abaratar el coste de la plantilla, ya que en la práctica, sus labores se asemejan mucho a las de las educadoras.
La atención directa es un punto en el que pusimos muchísimo énfasis, ya que consideramos que es la clave para una atención de calidad. Vemos que en la mayoría de los casos se mantiene el personal de atención directa obviando las necesidades de los recursos, e incluso, hay casos en los que se reduce. Creemos que unos profesionales desbordados por el exceso de trabajo, tiene como consecuencia una peor intervención, perjudicando a las menores y a los profesionales.
No se han tenido en cuenta las necesidades básicas recogidas en los equipos educativos y presentadas a la Administración, cuyo fin eran mejorar las condiciones de los pliegos y que estas revirtieran en las menores y en las profesionales, no solo en las empresas que nos contratan. Tener en cuenta estas mejoras habría redundado muy positivamente en paliar los graves resultados de las evaluaciones de riesgos psicosociales detectadas en ambas empresas; estrés, ansiedad, agresiones que sufrimos las profesionales…
En los centros hay menores que han sufrido y/o han cometido abusos sexuales. Las trabajadoras creemos que debería tenerse en cuenta la perspectiva de género y que parte de los pisos básicos tendrían que estar diferenciados por sexo, de manera en que se pueda proteger a las menores y evitar con más facilidad dichos episodios tan graves. El Gobierno de Navarra, lejos de aceptar esto, ha decidido hacer mixtos los recursos residenciales especializados. Recursos donde hasta ahora se atendía a menores varones con graves problemas sociales y psicológicos. Son los menores más dañados, chicos cuyas historias de vida les lleva a agredir, maltratar, robar y abusar. ¿Qué protección otorgamos a las menores metiéndolas en estos recursos? ¿No es de sentido común hacer uno específico para las chicas que requieran una atención especializada?
En definitiva, nos encontramos aquí para denunciar que después de tanto tiempo de espera, tenemos unos pliegos que no hacen frente a la grave situación existente hoy en día en el sistema de protección y acogimiento residencial. Al no hacerle frente a la escasez de personal, va a seguir produciéndose la constante entrada y salida de trabajadoras, que inevitablemente provoca que no se puedan atender íntegramente las necesidades de las menores.