Share

AblitasConcentración de LAB frente a la Escuela Municipal Infantil 0-3 de Ablitas

Administrazioa 2018/12/14 La escuela infantil “Mi Cole” es del ayuntamiento de Ablitas, pero gestionada por empresas privadas. Desde el curso 2014-2015 su gestión es a cargo de la empresa RICALDI SARASOLA GEIN S.L.

Las trabajadoras son subrogadas de una a otra empresa. Cuando entró esta empresa en septiembre de 2014 en el centro había 5 trabajadoras, varias llevaban desde el 2002 trabajando en esta escuela. Hoy solamente continua una de ellas.

Nada mas empezar este empresario le bajo de categoría a la que era hace años directora de la escuela. En febrero de 2015 despidió a una educadora. En septiembre de 2016 despidió a la directora-educadora. En octubre de 2016 despidió a la auxiliar de comedor. En mayo de 2017 despidió a la limpiadora. En septiembre de 2017 una educadora se cogió excedencia para no continuar trabajando con él. En julio de 2018 despidió a la nueva auxiliar de comedor que había contratado. Esta semana ha despedido a otra educadora que él había contratado.Todos los despidos denunciados fueron declarados improcedentes.

Durante estos cuatro años, la tensión y conflictividad en el trabajo diario y en las relaciones ha sido la nota predominante, lo que ha causado un alto número de periodos de baja por ansiedad de origen laboral. A raíz de esto, el Instituto Navarro de Salud Laboral realizó una investigación en septiembre de 2017 y detectaron que las trabajadoras estaban expuestas a diversos riesgos psicosociales, por lo que recomendó a la empresa varias medidas preventivas, entre ellas, formación para la resolución de conflictos y protocolo para situaciones hostiles y/o de acoso laboral. Ha pasado un año sin que la empresa haya hecho nada.

En estos dos últimos meses la conflictividad ha ido en aumento, el trato incorrecto, a gritos incluso delante de los niños y niñas, desautorizándoles en sus tareas como educadoras… lo que llevó a que se presentaran quejas ante el ayuntamiento. Dos reuniones se han celebrado entre trabajadoras, representante de LAB y ayuntamiento, a petición de este último, donde se han expuesto un sinfín de incidencias, quejas e irregularidades. Entre todas es de resaltar que las educadoras, pese a haberlo solicitado en numerosas ocasiones, ni conocen ni han visto nunca el Proyecto Pedagógico del centro, la guía para el correcto desempeño de su trabajo educacional. En estas reuniones, LAB instó al ayuntamiento a rescindir el contrato con esta empresa y asumir la gestión directa de la escuela, como suya que es, subrogando a las trabajadoras.

Recientemente, ante el aumento de enfrentamientos y situaciones desagradables con el empresario, varias trabajadoras lo denunciaron ante Inspección de trabajo por incumplimiento de la prevención de riesgos laborales y por acoso laboral. Este lunes, al incorporarse tras una baja por enfermedad, una de las denunciantes ha sido despedida.

Desde el sindicato LAB queremos mostrar nuestra solidaridad con la trabajadora despedida ahora y exigir su inmediata readmisión, solidaridad con las que han sido despedidas en estos cuatro años y con quienes continúan trabajando y denunciar públicamente el ambiente de hostilidad y coacción en que se encuentran. Es intolerable el despotismo y oscurantismo con el que viene actuando este empresario. Porque indudablemente, la calidad del servicio que ofrece se ha visto mermada; la inestabilidad del personal con el cambio continuo de educadoras, el mal ambiente laboral, la dificultad de trabajar en equipo y la falta de confianza son factores que influyen negativamente en la educación de la infancia.

LAB apuesta por que los servicios públicos sean gestionados directamente por las administraciones públicas, porque es la forma de garantizar la calidad. Más aún en un servicio tan delicado como es la educación de niñas y niños de 0 a 3 años, que además es financiado al 100% por el gobierno de Navarra. Por ello, le pedimos al ayuntamiento que asuma la gestión directa de la escuela infantil “Mi Cole” y dé fin a esta situación injusta e intolerable. Y exigimos la inmediata readmisión de nuestra compañera despedida.