Share

cartero cartas buzon 644x362

LAB gana una sentencia en el Tribunal Económico de Navarra

Correos 2017/03/22


Hacienda ha tenido que devolver miles de euros a varios trabajadores y trabajadoras.

La Hacienda Foral ha tenido que devolver miles de euros cobrados indebidamente a varias personas trabajadoras de Correos gracias a un recurso interpuesto por LAB. El Tribunal Económico de Navarra ha fallado a favor de nuestras demandas y este mes de marzo ha efectuado los pagos pendientes.

En este mes de marzo, la hacienda foral ha devuelto cantidades (varios miles de euros en total, casi 500 en algún caso) a varias personas, trabajadoras de Correos tras una sentencia del Tribunal Económico de Navarra, a instancias de un proceso iniciado por LAB. Hagamos un poco de historia.

En el año 2011 con la firma del III Convenio en la Disposición transitoria segunda se reconocía el abono del complemento de permanencia y desempeño (tramos) con efectos retroactivos desde el año 2006, para los trabajadores y trabajadoras laborales fijas que no los estaban cobrando, aquellos que entraron a partir del año 2004. Este “gran logro” de la negociación, en realidad venía motivado porque se estaba ganando año tras año judicialmente, por LAB entre otros, como se puede ver cuando dice que se abonará “al personal laboral que previamente no lo hubiera percibido, judicial o extrajudicialmente”.

El abono de esos atrasos generó un perjuicio a los que lo percibieron, ya que Correos incluyó esas cantidades como salario correspondiente a ese año 2011 y no las desglosó atribuyéndolas al año en que se debían haber cobrado.

Junto con la nómina de este mes de febrero viene el certificado de haberes para la declaración de la renta. En el mismo podéis ver que figuran en blanco unas casillas correspondientes a “Rendimientos satisfechos en el ejercicio correspondientes a ejercicios anteriores”, que es donde en su día habrían de ir las cantidades correspondientes a cada año desde el 2006 hasta el 2011. Cuando requerimos a Correos para que hiciera ese desglose, aunque estaba obligada, hizo caso omiso y nos obligó a iniciar todo este proceso ante la Hacienda Foral que ahora nos ha dado la razón y a la que se le ha solicitado el pago de los intereses de demora.

La diferencia estriba en que las cantidades que tengan un periodo de generación superior a dos años tendrán una reducción del 40%, es decir el 40%, de lo cobrado como atrasos estaba exento de tributación y por eso ahora al volver a calcular la declaración de la renta del año 2011 han devuelto lo que se pagó de más en su día. Quienes no iniciaron la reclamación en el 2011 ya no podrán hacerlo al haber pasado más de los cuatro años establecidos para la reclamación de las deudas tributarias. El pago de golpe de los atrasos generó un perjuicio a quienes los cobraron, al no querer o no saber los sindicatos firmantes, obligar a la empresa a desglosar esas cantidades en cada año impositivo para su correcta tributación

No es la única pega que tiene la Disposición transitoria segunda. En la redacción se incluyó un nuevo criterio para el cobro, que es no haber superado en un trimestre un absentismo personal del 4%. Hasta la firma del III Convenio, si bien el cobro del complemento de permanencia y desempeño (tramos) estaba ligado al absentismo, se cobraba íntegro aun estando de baja al no haberse negociado los descuentos. Pero en la Disposición transitoria tercera los sindicatos firmantes (CCOO, UGT, CSI-F y Sindicato Libre) establecieron que si no llegaban a un acuerdo en el plazo de seis meses desde la firma del Convenio, el criterio para los descuentos sería el establecido en la Disposición transitoria segunda (4% de absentismo individual en el trimestre natural), con lo que gracias a esos sindicatos ahora no se cobran los tramos durante cuatro meses si se superan los tres días de baja.

Hay que recordar que no es la única cosa que dejaron “pendiente” para negociar: la adaptación o modificación del trabajo en sábados para el personal que aún sigue trabajándolos o la actualización de los suplidos por local o la indemnización por la aportación de vehículo de los rurales y que seis años más tarde siguen estando pendientes.

Desde el 31 de diciembre de 2013 en que finalizó la vigencia del presente Convenio seguimos esperando qué maravillas nos deparará la firma del nuevo Convenio, aunque si nos hemos de fiar del buen hacer negociador de los sindicatos firmantes, y vistos los precedentes quizás sea mejor quedarnos como estamos.