Share


  
Centro San José:
deterioro sin respuestas

ANAP 2015/04/20 Carta enviada por trabajadores-as del centro San José.
Los abajo firmantes, cuidadores del Centro San José, ante la desidia de la Dirección y los responsables de la ANAP (Agencia Navarra para la Autonomía de las Personas), queremos denunciar públicamente el deterioro de sus instalaciones, las malas condiciones de trabajo y el pésimo estado del lugar en el que viven los residentes  (personas con discapacidad intelectual severa y profunda).

En enero de 2014 ya se comunicó a la ANAP de los numerosos desperfectos existentes en el centro en ese momento. Durante todo ese año estuvimos esperando la contestación de la ANAP y, como no llegaba, un grupo de cuidadores elaboramos un informe en el que enumerábamos dichos desperfectos y otros que se fueron añadiendo a la lista a lo largo de ese tiempo.
   Después de dos reuniones con Dirección y ANAP constatamos y afirmamos que el Centro sigue prácticamente en las mismas malas condiciones y que ellos siguen teniendo poca o nula disposición para solucionar los problemas existentes.
   Este pésimo estado afecta a usuarios y trabajadores.
   Uno de los ejemplos más graves es que desde el mes de noviembre de 2014 avisamos de problemas de humedad y moho en dos habitaciones. Una de ellas se clausuró y en la otra han estado durmiendo, hasta el día 9 de abril, dos residentes con una pared llena de moho y tapada con plásticos y cinta aislante. Dicho día, ante la irresponsabilidad de Dirección, un grupo de cuidadores decidimos sacar a los residentes de esa habitación y estuvieron durmiendo en una sala.
   Parece que para Dirección y ANAP no es mayor problema, no es perjudicial para los residentes dormir en una habitación llena de moho ni tampoco para los trabajadores que tienen que estar en esas habitaciones, cuando está más que demostrado que el moho afecta a la salud de las personas.
   A este grave problema podemos añadir puertas sin cerraduras, ventanas rotas y que no se pueden abrir para ventilar, goteras, pésimo sistema de calefacción, irregularidades en el suelo, sillas y mesas rotas, piscina terapéutica sin arreglar, falta de ayudas técnicas para movilizaciones…y así podríamos seguir enumerando sin parar.
   La pésima situación del Centro, de los residentes y cuidadores (tanto a nivel del edificio como de las condiciones laborales) es debida a la nula gestión y falta de interés por parte de Dirección y ANAP.