Share

 Visitador mdico phixr

Prohibir de entrada de visitadores comerciales a centros sanitarios públicos mejora la calidad asistencial y reduce la ineficiencia

Kexak •Crítica  2018/11/9 | Jatorrizko artikuloa www.nogracias.eu |

Medidas para mejorar la calidad asistencial y reducir la ineficiencia: prohibir de entrada de visitadores comerciales a centros sanitarios públicos.

Interesante reseña en Prescrire comentando un artículo publicado en JAMA que describe el impacto positivo de las políticas más restrictivas con las visitas de los representantes comerciales llevadas a cabo en los principales centros docentes norteamericanos, e informando de iniciativas semejantes que se están llevando a cabo en Francia.


La promoción personalizada de medicamentos (pharmaceutical detailing) (publicidad directa a los profesionales realizada por los visitadores médicos) ha demostrado ser capaz de influir negativamente en la calidad de la prescripción.


Un estudio ha investigado si las políticas restrictivas introducidas en los Estados Unidos entre 2006 y 2012 han mejorado la calidad de la prescripción de los médicos pertenecientes a hospitales universitarios afectados.


Estas políticas de acceso restringido a los visitadores médicos fueron puestas en marcha por hospitales y centros de salud docentes después de que la Asociación Americana de Estudiantes de Medicina (AMSA) presentara sus primeras clasificaciones anuales para establecer un ranking de las escuelas de medicina comprometidas con la protección de la independencia de los procesos formativos médicos.


Son políticas más estrictas que las que establece el código de conducta de la patronal farmacéutica norteamericana (PhRMA). Entre las medidas se incluyen la prohibición de regalos a los médicos y del acceso de los representantes a las áreas de atención al paciente, así como la puesta en marcha de mecanismos para supervisar y hacer cumplir estas políticas.


El estudio analiza la calidad de las prescripciones de 2126 médicos de 19 hospitales universitarios (entre los que están los más importantes del país), antes y después de que la organización introdujera políticas para regular la visita médica y limitar el contacto de los profesionales con sus estrategias promocionales. Estos datos fueron luego comparados con la calidad de la prescripción de un grupo control (24.593 médicos de la misma región y con un perfil de prescripción similar. El número total de prescripciones analizadas superan los 16 millones.

Los 262 medicamentos estudiados pertenecían a 8 clases ampliamente promocionadas: hipolipemiantes, neurolépticos, hipnóticos/ansiolíticos, antidepresivos, “protectores gástricos”, antidiabéticos, antihipertensivos y fármacos para el TDAH.
El estudio demuestra que las políticas más restrictivas son útiles para mejorar la calidad de la prescripción:

  • Reducción del número de prescripciones en el grupo intervención.
  • 8,7% de pérdida de cuota de mercado para los medicamentos promocionados y a un aumento del 5,6% en la cuota de mercado de los medicamentos que no se promocionaban (resultados estadísticamente significativos excepto para antidiabéticos y neurolépticos).
  • Cambios estadísticamente significativos en la cuota de mercado de 6 de las 8 clases de medicamentos.


Las políticas más eficaces fueron las que combinaban tres medidas: la restricción de los obsequios a los médicos, restricción del acceso de los representantes de medicamentos a las áreas asistenciales y mecanismos de supervisión y control de la la aplicación de estas medidas, con sanciones para su incumplimiento.

En Francia, a raíz de la catástrofe del benfluorex (Mediador°), el Consejo General Inspección de Asuntos Sociales (IGAS, Inspection Générale des Affaires Sociales) recomendó prohibir los regalos a los médicos:
“El grupo de trabajo es de la opinión de que no hay alternativa a la prohibición de los regalos a los médicos, ya que los intentos de regulación de los últimos años han fallado. Los importes en juego ascienden a 1.100 millones de euros”.

A principios de 2018, ninguno de los 32 hospitales universitarios de Francia había seguido esta recomendación. Sin embargo, en 2017, los Hospitales de París (AP-HP, Assistance Publique Hôpitaux de Paris) introdujeron ciertas restricciones sobre los regalos a los médicos, incluido el requisito de que dicho contacto se produzca durante una visita común y sanciones por incumplimiento. El Hospital Universitario de Toulouse creó una comisión para la prevención de los conflictos de intereses, que entre otras medidas ha decidido regular los regalos.


En noviembre de 2017, los comité de decanos de las facultades de medicina y de odontología han adoptado un código de ética y conducta profesional que establece que “los representantes de la industria farmacéutica no pueden reunirse con el personal médico en las áreas de atención a los pacientes o en presencia de estudiantes”. El código también incluye sanciones por incumplimiento:
“Las escuelas acuerdan referir a cualquier asalariado/empleado de la institución o a cualquier estudiante que viole todo o parte de este Código a los organismos disciplinarios”.


Este código de conducta fue adoptado en su totalidad por casi todas las escuelas de medicina y odontología en Francia. Esperemos ahora que puedan llevarse a la práctica y que la amenaza de sanciones consiga vencer las resistencias, especialmente ahora que sabemos, por el estudio norteamericano, que para que exista impacto real, son necesarias políticas estrictas para evitar la influencia de las empresas farmacéuticas sobre las prescripciones.

shadow